Perspectiva de los Inmigrantes frente a la ola antinmigrante en la legislatura de GA

La gente gritaba, “¡Sí se puede!” y “Obama escucha: ¡estamos en la lucha!”, en la manifestación del 24 de marzo pasado, convocada por diferentes grupos y organizaciones en contra de las leyes antiinmigrantes. Entre ellos estuvieron presentes, por supuesto, Dignidad Inmigrante en Athens (DIA) y la Coalición Proinmigrante de Athens (AIRC por sus siglas en inglés), con carteles y entrevistando a los participantes.

La policía reportó 6,000 participantes, la radio 7,000, los organizadores 9,000 y los políticos que apoyan la ley antiinmigrante “unos cuantos cientos de enojados”. Lo cierto es que fuimos muchos, muchísimos, cada uno de nosotros representaba a muchos más: tíos, primas, amigos, compañeros, esposas, hijos, hermanos y padres que no pudieron asistir a la marcha. Cada organización representaba a cientos y en algunos casos hasta miles de personas que siguieron la marcha a través de la televisión (inclusive desde México, Guatemala, El Salvador . . . ).

Por otro lado, a los opositores, las autoridades les dieron un espacio escoltado con seis policías para que los resguardaran. De estos fieros opositores se presentaron tantísimos como uno. El terrible Pelón D.A. King, un agresivo analfabeto con muchas ganas de provocar a los participantes, que cuando se dio cuenta que no vendrían más supremacistas blancos a apoyarlo, brincó la cerca (ilegalmente) y se dedicó a asediar a la gente.

No obstante las luchas, la Ley 87 de la Cámara de Representantes del estado (HB 87) fue aprobada y al día siguiente el Gobernador Nathan Deal aseguró que la firmaría. Puestas así las cosas no se ven tan claras. PERO nos olvidamos de un pequeño detalle, que este año miembros de la legislatura de Georgia propusieron diez leyes antiinmigrantes y gracias a la movilización de las organizaciones sociales, grupos comunitarios y muchas otras personas, se lograron echar atrás nueve de ellas. Aunque desafortunadamente quedó la más agresiva de todas, la HB 87, no olvidemos que nuestro movimiento derrotó nueve—y una de ellas, tan ponzoñosa como la 87, la Ley 40 del Senado (SB 40)—también desapareció.

En este punto no sabemos si celebrar o lamentar, no sabemos si reír o llorar. Para muestra basta un botón: en una reunión en Winder, un vecino nos preguntó “¿Ustedes qué nos recomiendan? ¿Irnos del Estado? ¿O quedarnos?” Ésa, le dijimos, es una decisión bien personal, debe ser tomada en el seno de la familia. Lo que sí podemos decir es que si nos vamos o nos quedamos hay que hacerlo juntos, unidos y con las cabezas bien en alto. Con dignidad; Nada de agachar la cabeza. Siempre mirando al frente.

Tampoco olvidemos lo que paso en el 2006 y 2007, cuando el senador estatal Chip Rogers propuso la SB 529 bajo los mismos argumentos (“Quiero que Georgia sea un Estado libre de ilegales”). La gente no se fue, la gente se quedó. Esta Ley 529 fue la más dura en contra de los inmigrantes hasta que llegó la ley 1070 de Arizona. Y ¿qué sigue después? . . .

Lo que sigue son los boicots, las demandas, la lucha permanente. Así como la 1070 fue bloqueada en los tribunales federales, así esperemos que la HB 87 sea suspendida en los tribunales por inconstitucional. Si nuestra lucha continúa, “No pasará”.

Pero no nos conformemos con esto. Lo que sigue es mantener la información, la resistencia y la acción. Siete estudiantes indocumentados se hicieron arrestar para crear conciencia sobre la situación en que viven los jóvenes en el país, pero además para decir ¡ya basta! de criminalizar a mi familia, a mis padres y sobre todo a nuestros hermanitos, los nuevos ciudadanos estadounidenses, que están siendo condenados a vivir una vida de ciudadanos de segunda clase, de parias. (Ver “Conversación con Georgina Pérez” en la página __ para aprender más sobre la acción de estos estudiantes).

Lo que sigue es la educación en los derechos y la lucha organizada. Dondequiera que nos encontremos, debemos buscar la solidaridad con los grupos que son oprimidos por el poder. Para un futuro mejor, sólo nos queda un presente de lucha.

¡Que nuestras voces levanten las olas del mar y nos abran el camino a una tierra donde por fin podamos trabajar, estudiar, amar . . . SIN MIEDO!

Si quieres obtener información sobre la ley HB 87, comunícate con los grupos locales como DIA, la AIRC, la Coalición por la Justicia Económica (EJC por sus siglas en inglés), y Estudiantes de Georgia por la Educación Superior Pública (GSPHE por sus siglas en Ingels)

Beto

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s