Reporte de la lucha

Personas y organizaciones comprometidas con los derechos humanos, como GLAHR, Amnistía Internacional, American Civil Liberties Union, Dignidad Inmigrante en Athens y muchas más que forman el GIRRC (Georgia Immigrant and Refugee Rights Coalition), se dan cita regularmente en Atlanta para compartir información y crear estrategias con miras a resistir el embate antiinmigrante en Georgia.

Se leen los reportes de las leyes antiinmigrantes y las acciones de estos grupos en las cámaras, donde se multiplican para alzar su voz en pro de la justicia para los inmigrantes y refugiados.

Teodoro Maus, o Don Teo como le llaman los asistentes a la juntas, siempre tiene algo interesante que decir. Es un mar de conocimiento. Además de su experiencia, usa los contactos que ha creado a través de los años para seguir luchando por los derechos de los inmigrantes. Hace unos años, en el período en que fungió de cónsul mexicano en Atlanta, fue testigo de las contradicciones en el sistema político y de cómo los trabajadores irregulares fueron bienvenidos y hasta invitados a Georgia con motivo de las Olimpiadas. Según un artículo de Jerry Grillo en la revista Georgia Trend, Teo recibió una llamada y le dijeron, “Teodoro, no vamos a perseguir a nadie, no vamos a deportarlos” por supuesto porque necesitaban la mano de obra. Y así fue, por muchos años los trabajadores indocumentados han construido puentes, edificios y han soportado la economía del estado. Pero ya no los necesitan más. Estos inmigrantes se trajeron a sus hermanos, primos, e hijos. Trajeron a sus familias y ¡eso no estaba en lo previsto!, ¡son demasiados y muy morenos! (Hay que decirlo como es, esto es un problema racial). Entonces han creado esta operación, para sacarlos de Georgia.

En la junta del GIRRC se planean las diferentes acciones: la presencia en todas las juntas de las cámaras legislativas, conferencias de información en diferentes condados, cartas a los periódicos, boicots, marchas y trabajo en las comunidades latinas.

¿Qué piensan los hispanos de todo esto?

Me dirigí a las clases de inglés ESL, un lugar perfecto para encontrar gente que busca superarse. Nancy, maestra de ESL, me invitó a platicar con sus alumnos sobre lo que está pasando en Georgia.

Una pregunta que surgió fue ¿cuál es el objetivo de esta charla? si pareciera que no podemos hacer nada.

Pero hacer nada es hacer algo mientras los antiinmigrantes llaman a sus representantes, los Minutemen patrullan las calles del país, y “periodistas” del canal FOX News dicen mentiras (que si no pagan impuestos, que si son un peligro para la nación). Univisión sólo propaga el miedo y los dueños de Univisión, que son latinos, se benefician de los indocumentados y hacen silenciar las pocas voces que representan a los indocumentados (Ahí está el caso de Fernando Arau, que fue despedido después de hacer declaraciones favorables a los inmigrantes). Entonces, los otros están haciendo mucho, mientras nosotros no hacemos nada. Los estamos ayudando porque su táctica es paralizarnos por medio del miedo.

¿Pero qué podemos hacer? fue otra pregunta que surgió.

Eso depende de nuestra capacidad y nivel de compromiso con nuestra comunidad. Hay quien habrán asistido a la marcha en marzo, apoyado el boicot, o haya hecho los dos, marchado y boicoteado. Habrá otros más aventados, que organizarán algo. Uno de estos alumnos de inglés dijo, que aparte de boicotear aquí, hablar a los familiares en México y pidan que apoyen no comprando en Sears, Wal-Mart, McDonald’s, etc.

Esta columna es un intento de hacer algo, pero una columna no es suficiente. ¿Qué tal si muchos escriben muchas columnas y llenamos los periódicos, noticieros, llamadas telefónicas a las estaciones de radio? Una sola persona no puede hacer un marcha, un boicot, se necesitan muchas. Para que se demuestre nuestro poder de compra. Cada vez que nosotros compramos, se generan empleos y se generan impuestos. Cada vez que dejamos de comprar, esos empleos e impuestos se disminuyen. Una persona no hace la diferencia. Pero 450,000 indocumentados en Georgia, sí.

Una cosa más: seamos concientes que estas acciones no están enfocadas a resolver nuestros problemas porque la inmigración es tema muy complejo, y así como un estudiante de inglés no aprende inglés en una sola clase, nuestros esfuerzos por la justicia no se verán coronados por una marcha o un boicot. Se requieren mas clases de inglés, una dos, tres clases por semana, para que en algunos meses, tal vez años, podamos comunicarnos en inglés con otros. Así también nuestras demandas no serán satisfechas en poco tiempo, se requieren muchas actividades, juntas vecinales y sobre todo saber que no estamos solos. Sólo unidos lo lograremos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s